Hipertensión arterial, uno de los principales riesgos de desarrollar formas graves de COVID19

0
29

En el marco del Día mundial de la hipertensión arterial, este 17 de mayo, la Secretaría de Salud de Antioquia promueve la adopción de estilos de vida saludable para evitar la aparición de la enfermedad.

  • El desarrollo de esta condición es multicausal: factores no modificables como genética, raza y sexo, además de otros modificables como la dieta, el consumo de alcohol, tabaco y sedentarismo.

Una enfermedad silenciosa, así se define en el mundo la hipertensión arterial, un trastorno que, según la Organización Mundial de la Salud, OMS, produce presiones arteriales persistentes, iguales o superiores a los 140/90 mmHg y aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, cerebrales y hasta renales. De acuerdo con Luis Enrique Valencia Montoya, médico referente de riesgo cardiovascular de la Secretaría de Salud de Antioquia, “esta enfermedad a lo largo del tiempo va afectando órganos tan importantes como el corazón, los riñones, el cerebro y por consiguiente generando una serie de enfermedades que afectan la calidad de vida de las personas. Igualmente, sin dejar de lado la pandemia, es de resaltar que la hipertensión arterial es la principal comorbilidad asociada a la mortalidad por COVID 19, por eso, es tan importante su prevención. Asumiendo hábitos de vida saludable podremos agregarle vida a los años”.

Señala el experto que, en 2020, la principal causa de fallecimientos en Antioquia fueron las enfermedades cardiovasculares, razón por la que advierte que la hipertensión es prevenible o puede ser pospuesta a través de una serie de intervenciones individuales y colectivas enfocadas en la promoción de estilos de vida saludable. “La disminución del consumo de sal, una dieta rica en frutas y verduras, la disminución del consumo de grasas trans, la eliminación del consumo de tabaco, aumento del ejercicio físico y el mantenimiento de un peso corporal adecuado, será atacar uno de los principales enemigos de la salud de nuestras comunidades”, advierte Valencia.

Enfermedades cardiacas, la primera causa de fallecimiento en Antioquia
Según el informe de Análisis de Situación de Salud, ASIS 2020, (https://www.dssa.gov.co/index.php/inicio-asis) en Antioquia las enfermedades del sistema circulatorio son la primera causa de fallecimiento en el departamento, un asunto atribuible en la mayoría de los casos a los estilos de vida actuales en los que predomina el tabaquismo, el sedentarismo, la obesidad y altos niveles de estrés, entre otras razones.

En el departamento, el riesgo de morir por enfermedad cardiovascular esta dado en primer lugar por las enfermedades isquémicas del corazón, con tasas que oscilan en el período 2005 -2018, entre 69.4 y 91.4 por 100.000 habitantes. Para el año 2018 la tasa fue de 70.8 por 100.000 habitantes, seguido de las enfermedades cerebrovasculares con tasas que oscilan entre 27.4 y 38.7 por 100.000 habitantes, para el mismo período analizado. Las enfermedades hipertensivas presentan una tendencia intermitente al aumento en los últimos años, las tasas oscilan desde 13.1 hasta 21.8 muertes por 100.000 habitantes.

En lo relacionado con la hipertensión arterial, Antioquia fue la segunda entidad territorial que reportó la mayor cantidad de casos en 2018 y 2019 con 76.144 incidentes, frente a 496.155 casos nuevos en el país en el último año, lo que representa un 15,35% de los casos de Colombia.

¿Cómo prevenir la hipertensión arterial?

De acuerdo con Valencia, es fundamental realizar, al menos, 30 minutos de actividad física diaria y, en lo relacionado con la alimentación saludable, sugiere incluir en la dieta frutas enteras y verduras frescas. Reducir el consumo de productos de paquete, comidas rápidas, gaseosas y bebidas azucaradas. Disminuir el consumo de sal, embutidos, aceite vegetal, margarina y grasas de origen animal.

Entre otras medidas se recomienda evitar el consumo de tabaco y sus derivados, así como el alcohol, pues este último puede debilitar el músculo cardiaco y causar complicaciones. Igualmente, controlar los niveles de estrés.

¡Adiós a la sal!

Reducir su consumo, además de prevenir y controlar la hipertensión arterial, tiene otros beneficios entre los que se cuentan la reducción del cáncer de estómago, alteraciones de los riñones y, por supuesto, mejora la salud del corazón y el aparato circulatorio. Así las cosas, desde la Secretaría de Salud de Antioquia, para reducir el consumo de sal se sugiere:

• Escoger alimentos de origen natural, aumentando el consumo de frutas frescas y verduras, lácteos semi descremados y descremados, carnes frescas (aves, res, pescado, cerdo), en vez de aquellos conservados o procesados con sal.
• Cocinar con menos sal y no adicionar.
• Retirar e el salero de la mesa y evitar agregar más sal a los alimentos ya preparados al momento de consumirlos.
• Evitar usar sazonadores como cubos de caldo, consomés, salsa de soya y otras salsas preparadas por su alto contenido de sodio.
• No agregar sal a la comida de bebés y niños pequeños.
• Reemplazar los productos de paquete ricos en sal de las loncheras por frutas, queso, frutos secos y semillas, sin adición de azúcar o sal.
• Probar los alimentos antes de tomar la decisión de adicionar más sal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here