Son 231 Familias las que se encuentran desplazadas, confinadas y desabastecidas por la presencia de grupos armados al margen de la ley

0
4

Son 231 familias, las que en este momento están siendo desplazadas en el municipio de Senú y Cáceres. Estas familias, quiénes se encuentran sin alimentos y desplazadas, han tenido que soportar el rigor del conflicto armado que no cesa en el Bajo Cauca antioqueño y que por el contrario parece agudizarse con el paso de los días.

Cabe resaltar que desde septiembre de 2020 permanecen desplazadas 59 familias indígenas de Isla la Dulzura que tuvieron que buscar refugio en la comunidad Guarumo, dejando atrás sus casa, enceres y animales, elementos de aseo, mientras que las demás permanecen confinadas y desabastecidas.

Desde el pasado 29 de enero de 2021, se viene presentando las amenazas en contra de la integridad en los resguardos indígenas, tales como Alto del Tigre, por el momento estas familias se han tenido que resguardar en el Bajo Cauca, que ha servido de corredor estratégico, para albergar a las personas afectadas.

Por ésta razón La Organización Indígena de Antioquia hace un llamado a la Defensoría del Pueblo, a la Contraloría General de la República, a la Procuraduría General de la Nación y a la Gobernación de Antioquia, para que adelanten las investigaciones pertinentes del caso y se puedan mitigar inmediatamente los riesgos a los que están expuestas las comunidades. De igual manera la OIA, invita la Agencia de la ONU para los refugiados ACNUR a brindar acompañamiento inmediato a la población indígena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here