Normas preventivas disminuirían accidentes de tránsito en Colombia

0
5

Aplicar las Auditorías de Seguridad Vial (ASV), como se definen los métodos y protocolos rigurosos con fines eminentemente preventivos, que permiten verificar el cumplimiento de todos los aspectos involucrados en la seguridad de las vías, contribuiría a reducir las altas cifras de accidentalidad en Colombia.

Esta estrategia nació en el Reino Unido a finales de la década de los 80 y la reducción de la accidentalidad en un 30 % fue tan efectiva, que la empezaron a replicar en otros países como Australia, Dinamarca, Nueva Zelanda, Canadá, Estados Unidos, España, Alemania, Chile y México.

Fáver Eliécer Vera Chila, magíster en Ingeniería Civil de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Manizales, mostró la importancia de aplicar las ASV, las cuales son estrategias que tienen otros países.

En su tesis “Análisis comparativo de guías metodológicas aplicadas para auditorías de seguridad vial en otros países: métodos y estado de la aplicación de auditorías de seguridad vial en carreteras colombianas”, plantea las razones y la necesidad de que el Gobierno nacional y los gobiernos locales se coordinen para poner en marcha esta estrategia.

Según el último estudio de Forensis: datos para la vida, publicación del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en 2019 se registraron 6.892 muertes por accidentes de tránsito, frente a 6.879 de 2018. Sigue siendo una cifra alta con 13,8 fallecidos por cada 100.000 habitantes, ya que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a partir de 12,5 se considera como un problema de salud pública.

Esto sin hablar del número de lesionados, que es 6 veces más alto. En 2018 se registraron 39.537, y 36.832 en 2019, una reducción del 6 % pero que sigue mostrando cifras críticas. El estudio se realiza desde 2004, y 2017 fue el año de las cifras más altas con 41.772 lesionados y 7.159 muertes.

Según la Asociación Nacional de Movilidad Sostenible (Andemos), la demanda de vehículos en Colombia ha venido en aumento, a la par con una mejor movilidad gracias a nuevos proyectos de infraestructura vial; sin embargo esto no se traduce en menor accidentalidad.

Las ASV en reducción de cifras

La aplicación de las ASV ha demostrado que la accidentalidad disminuye, como lo reportó la Administración Federal de Carreteras de Estados Unidos, al registrar una reducción del 20 al 40 % en siniestros en 300 sitios referenciados.

Según el magíster Vera, las ASV no se han implementado estrictamente, pues cada autoridad tiene autonomía para aplicarlas, aunque el país adoptó el Plan Mundial para el Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020 de la ONU, por medio del cual Colombia creó la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), entidad que coordina a los organismos y entidades públicas y privadas comprometidas con la seguridad vial e implementa el plan de acción de la seguridad vial, para lo cual contempla la aplicación de cinco pilares para su correcto funcionamiento, así:

  • El primero consiste en la gestión de la seguridad vial: asumir los principales acuerdos, convenciones o convenios de la ONU sobre este aspecto. Se promueve la creación de instrumentos regionales, crear alianzas y designar organismos que elaboren planes y metas basados en recolección de datos.
  • El segundo se traduce en vías de tránsito y movilidad más seguras: acuerdos de infraestructura vial, evaluación de infraestructura y mejoramiento de la seguridad, lo que beneficia especialmente a peatones, ciclistas y motociclistas, los más afectados en accidentalidad.
  • El tercero se refiere a vehículos más seguros, que incluyen tecnología que brinde parámetros de seguridad pasiva y activa de estos y que armonice con las normas mundiales, sistemas de información e incentivos para usar nuevas tecnologías.
  • En el cuarto se ubican los usuarios de vías de transito más seguros con programas que eduquen y sensibilicen, como por ejemplo aumentar el uso del cinturón y casco, reducir hechos por ingesta de licor, velocidad y otros factores de riesgo. Debe ir de la mano con el monitoreo de leyes y su ejecución.
  • El quinto pilar aborda la respuesta tras los accidentes: establecer tiempos de respuesta ante accidentes de manera más oportuna, con mejoras al sistema de salud para atender de manera efectiva y rápida.

En el país, las ASV aún no son una política pública, y para que funcionen, su implementación debe ser de carácter obligatorio en todas las entidades del Estado a cargo de la infraestructura vial, y adoptarse las guías metodológicas de manera uniforme para garantizar su éxito.

Agencia de Noticias UN – Unimedios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here