Palabras del Presidente Iván Duque en la conmemoración de los dos años del programa ‘Guajira Azul’

0
10

Wimpeshi, La Guajira, 19 de febrero de 2021.

Es un gusto para mí estar una vez más en La Guajira, y siempre se acuerda uno de esa bella letra de Hernando Guarín: ‘La Guajira es una diosa refinada, bañada por las aguas del Caribe inmenso’.

Y hoy, recordando esa letra, nos damos cuenta de la riqueza infinita, de la riqueza que nos hace sentir orgullosos de ser colombianos, de una riqueza natural exclusiva, de un paisaje místico y mítico.

De unas comunidades ancestrales que nos llenan de orgullo, que tienen en su simbología, en su lenguaje, en su idiosincrasia, un motivo más de admiración de esta tierra multicultural.

Pero hay una alegría adicional y es que los Gobiernos se construyen con propósitos, con propósitos superiores.

Recorrí muchas veces La Guajira siendo candidato presidencial, todavía recuerdo las primeras visitas, donde yo le decía a los colombianos que el Gobierno que yo quería presidir iba a hacer el Gobierno de la revolución de las engerías renovables.

Y recuerdo cuantas caras de escepticismo había, yo decía que Colombia iba, en nuestro Gobierno, a pasar del 0,2% de las matrices renovables no convencionales a cerca del 14%, y muchos sencillamente se reían, ellos no creían que eso fuera posible.

Dijimos que íbamos a sembrar una cultura de energías renovables donde la energía eólica y la energía solar marcaran la diferencia; dijimos que Ecopetrol sería un líder en autogeneración y siempre estaba el escepticismo y a veces la crítica maledicente.

Hoy nos damos cuenta que cuando empezó nuestro Gobierno teníamos 35 megas de capacidad instaladas y este año esperamos cerrarlo con más de 1.000 megas de capacidad instaladas, transformando nuestro país; luego las visiones y los propósitos son posibles y Colombia hoy es el líder regional en la transición energética.

Y me alegra enormemente ver cifras como estas: Ecopetrol, solamente en autogeneración, cerrará este año con más de 400 megas, es decir, 10 veces más de lo que tenía Colombia solamente en capacidad instalada.

Vemos el trabajo del grupo ENEL; ENEL ha estado en el Cesar, está en La Guajira; queremos que se aceleren algunos de los proyectos, sobretodo el de Wimpeshi, yo espero que lo pueda inaugurar como Presidente, apreciado Lucio (Rubio, Director general de ENEL Colombia).

Ese es el compromiso que tenemos, entonces estaremos revisando el cronograma, aquí veo a su equipo un poco angustiado, pero yo sé que lo podremos lograr.

Tengo la ilusión de que nosotros dejemos a La Guajira convertida -Gobernador Nemesio Roys-, en el departamento eólico y, por supuesto, también en el líder en energía solar.

Hemos visto también ahora los proyectos de autogeneración industrial y todo esto está generando una transformación única; abrimos ahora el proceso de subasta de almacenamiento, el primero que se hace en América Latina y el Caribe, y vamos para una nueva subasta de no regulados que debe apostarle a más de 4.800 megas, es decir, no solamente dejaremos nuestro Gobierno superando la meta que nos habíamos fijado de 1.500 megas, sino que dejaremos un horizonte para que Colombia se transforme.

Y conecto esa visión con la visión del agua, porque agua también es sostenibilidad y es vida apreciado Nemesio. En los recorridos que yo hacía en La Guajira, llegábamos a las comunidades rurales y todos nos decían: ‘el agua aquí ni se asoma’, y sabemos las complejidades de idiosincrasia, sabemos también las complejidades logísticas, porque hacer tubería en toda La Guajira es un esfuerzo monumental, que muchas veces en términos de costo – beneficio, por las distancias de los poblados se hace un reto que durante las últimas décadas ningún Gobierno había querido adentrar en él.

Pero no era la única forma, se podían buscar soluciones, soluciones prácticas y sobre todo que orienten una política social para que con el acceso al agua se haga transformación de las comunidades.

Hace dos años estábamos en el Taller Construyendo País, y curiosamente ese día nos cayó una torrencial lluvia anunciando la llegada del agua aquí. Y ese día nosotros nos fijábamos una meta: superar el 70 por ciento de cobertura rural, solamente el 4% la tenía.

Hoy hemos multiplicado por cinco veces el agua que tenía La Guajira en su zona rural, en menos de tres años de Gobierno. Cerraremos este año llegando al 50% y el año entrante vamos a dejar en nuestro Gobierno una cifra que supere el 70%.

Eso es ejecución en el territorio, eso es aprecio por la sostenibilidad, pero también es aprecio por nuestras comunidades ancestrales, querido Blas (Blas Ipuana, Representante de Asoipuje). Ahora, nosotros lo hablábamos llegando, ustedes nunca habían visto algo así, me decía usted.

Era muy difícil, muy complejo, y hoy vemos que una empresa como ENEL, con una herramienta diseñada por el Gobierno Nacional de ‘Obras por impuestos’, pone en funcionamiento este nuevo pozo o pila, como le dicen algunos, y tiene la capacidad de abastecerse de energía solar y tiene la posibilidad de facilitarle a las comunidades llenar sus tanques, llegar a sus casas, recudiendo en más de un 70% las distancias de las comunidades.

Eso es equidad. Y quizás la ilusión más grande Nemesio, es que ni el agua ni la energía llegan solas a esta región.

Hoy vamos a estar con el Ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo, haciendo la difusión de la Ley de Turismo, porque fue aquí, en La Guajira, donde nosotros le dijimos a la comunidad lo que íbamos hacer en mataría del IVA y lo hicimos con la Ley de Crecimiento Económico, para hacer más atractiva la inversión en la Guajira.

Establecimos en la Ley de Crecimiento Económico la extensión de los beneficios turísticos, para que se hiciera inversión con la menor tasa de renta que existe en América Latina hoy para proyectos de turismo.

Y, además, lo que tiene que ver con las tarifas aeroportuarias, también tuvieron una reducción sustancial; hoy, básicamente, tenemos en este año 2021, cero impuesto al consumo en estos servicios turísticos.

Y ahí tenemos -como lo dice el himno de La Guajira- en el turismo, esa visión de futuro, no lo digo yo, no lo dice el gobernador, lo dice el himno de La Guajira. En esa última estrofa está trazado el camino para que el turismo sea el nuevo petróleo, como lo digo yo, para que sea la esperanza de esta comunidad.

Yo tengo la ilusión de ver los proyectos de infraestructura. Hoy estábamos entregando 33 kilómetros -66 mil millones- de la vía que comunica a Mayapo con Manaure.

Estábamos viendo las intervenciones, donde esperamos –con recursos de la Gobernación-, hacer el cruce de El Pájaro, y esperamos también tener el año entrante los primeros kilómetros de esa autopista de la Alta Guajira. Dejaremos entregado, en el mes de abril del año entrante, esa autopista del sur de La Guajira.

A eso hay que sumarle la intervención en vías terciarias, en conectividad, donde dejaremos el departamento con 70% de internet de alta velocidad, como lo ha dicho la Ministra (de las Tecnologías, Información y Comunicaciones) Karen Abudinen.

Entonces, lo puedo decir, sin ningún tipo de aspaviento: este Gobierno es el Gobierno que más recursos ha invertido en el departamento de La Guajira.

La dignificación, también, de las comunidades. Las comunidades, muchas veces, han sido escépticas, porque ven llegar la inversión, pero no ven llegar el desarrollo.

Hoy, nosotros estamos demostrando que puede llegar el desarrollo. Pero, también, como lo dijimos en aquel Taller Construyendo País, La Guajira tiene todo para ser un lugar ejemplar en la economía naranja.

Los tejidos ancestrales, el patrimonio inmaterial, la capacidad creativa de su gente, su música, su folclor, su gastronomía, tienen que ser conocidos por el mundo.

Hoy, cuando estábamos sobrevolando, les enviaba a varios de los empresarios líderes del turismo de América Latina, imágenes de La Guajira, para que se entusiasmaran, y a muchos de los líderes del sector en Colombia.

Hoy no tengo duda, Nemesio, que con la infraestructura, con la energía, con la conectividad, el reto que tenemos es atraer rápidamente la inversión, para que se asocie con las mismas comunidades ancestrales y genere una cultura de turismo sostenible, multicultural y étnico.

Que tengan, también, ese amor por esta gran biodiversidad.

Por eso, apreciados congresistas, queridos compañeros de Gobierno, hoy estamos viendo un sueño hacerse realidad. Llega el agua, llega la energía, llegan las obras por impuestos, llega una transformación social, que, quizás, no la pudo incluir Hernando en su gran canción sobre La Guajira, pero hoy, le podríamos decir que, la estrofa que le quedó haciendo falta, era que:

‘Si bien esa diosa está reclinada, bañada por las aguas del Caribe inmenso, hoy está Colombia, reclinada en admiración, por esta tierra que representa el futuro’.

Muchísimas gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here