Ecocity es una designación popular para docenas de centros urbanos globales

0
62

La próxima reunión de ecociudad estará repleta de funcionarios de ciudad, planificadores, activistas, educadores y corporaciones de 75 países, así como de las Naciones Unidas; todos tratando de planificar cómo se puede diseñar y conducir la ciudad más en armonía con los ecosistemas, la cultura y la biosfera.

La cumbre también presentará un esquema para evaluar ecociudades en estándares e indicadores definidos. Al ver que aún no existen estándares internacionales para la sostenibilidad general a nivel de la ciudad, ¿cómo pueden las ecociudades llevar las cosas al siguiente nivel e impulsar colectivamente el desempeño de la sostenibilidad urbana a través de fronteras, idiomas, culturas y condiciones locales?.

Las ciudades son el lugar donde la sostenibilidad se encuentra con los verdaderos enfoques de los sistemas y las necesidades económicas: pasarán de albergar a más de la mitad de la población del planeta a aproximadamente el 70 por ciento de la humanidad para 2050. La Tierra está experimentando la mayor migración masiva de su historia, ya que cientos de millones de los residentes rurales de China se trasladan a sus ciudades en auge.

Principios básicos para una ECOCIUDAD

Acceso por proximidad: acceso peatonal desde la vivienda a los servicios urbanos básicos y acceso de tránsito a las opciones de empleo cercanas.
Aire limpio: calidad del aire propicia para la buena salud dentro de los edificios, el cobertizo de aire de la ciudad y la atmósfera.


Suelo saludable:

Los suelos cumplen con sus rangos de funciones ecosistémicas saludables según corresponda a sus tipos y entornos; la fertilidad se mantiene o mejora.

Agua limpia y segura:

acceso a agua limpia, segura y asequible; las fuentes de agua, las vías fluviales y los cuerpos de agua de la ciudad son saludables y funcionan sin impacto negativo en los ecosistemas. El agua se obtiene principalmente dentro de la biorregión.


Recursos / Materiales responsables:

Los recursos renovables y no renovables se obtienen, asignan, gestionan y reciclan de manera responsable y equitativa, sin afectar negativamente la salud humana o la resiliencia de los ecosistemas.

Energía limpia y renovable:

Las necesidades energéticas de la ciudad se satisfacen, extraen, generan y consumen, sin un impacto negativo significativo en los ecosistemas o en la salud humana a corto o largo plazo y no agravan el cambio climático. La energía consumida se genera principalmente dentro de la biorregión local.
Alimentos saludables y accesibles: Los alimentos nutritivos son accesibles y asequibles para todos los residentes y se cultivan, fabrican y distribuyen mediante procesos que mantienen la función saludable de los ecosistemas y no agravan el cambio climático. Los alimentos consumidos se cultivan principalmente dentro de la biorregión local.


Biodiversidad saludable:

La ciudad sustenta la biodiversidad de los ecosistemas locales, bioregionales y globales, incluida la diversidad de especies, la diversidad de ecosistemas y la diversidad genética; restaura el hábitat natural y la biodiversidad mediante su política y acciones físicas.


Capacidad de carga de la Tierra:

La ciudad mantiene su demanda sobre los ecosistemas dentro de los límites de la biocapacidad de la Tierra, convirtiendo los recursos de manera restauradora y apoyando la integridad ecológica regional.


Integridad ecológica:

la ciudad mantiene vínculos esenciales dentro y entre los ecosistemas y proporciona áreas de hábitat contiguas y corredores ecológicos en toda la ciudad.


Cultura saludable:

La ciudad facilita actividades culturales que fortalecen la ecoalfabetización, los patrones de conocimiento humano y expresión creativa, y desarrollan el pensamiento simbólico y el aprendizaje social.

Desarrollo de capacidad comunitaria:

La ciudad apoya la participación comunitaria plena y equitativa en los procesos de toma de decisiones y brinda apoyo legal, físico y organizativo para los vecindarios, organizaciones comunitarias, instituciones y agencias.


Economía sana y equitativa: una economía que favorece las actividades económicas que reducen los daños y benefician positivamente el medio ambiente y la salud humana y respaldan un alto nivel de opciones de empleo locales y equitativas: la base de los “empleos verdes”.


Educación permanente: todos los residentes tienen acceso a educación permanente, incluido el acceso a información sobre la historia del lugar, la cultura, la ecología y la tradición de la ciudad, proporcionada a través de la educación formal e informal, la formación profesional y otras instituciones sociales.


Bienestar – Calidad de vida: Fuerte satisfacción de los ciudadanos con los indicadores de calidad de vida, incluido el empleo; el entorno construido, natural y ajardinado; salud física y mental; educación; seguridad; recreación y tiempo libre; y pertenencia social.

La Secretaría de Medio ambiente de Sabaneta, trabaja por desarrollar los principios globales de las eco ciudades y por generar conciencia entre los ciudadanos acerca del cuidado ambiental y los recursos de fauna y flora. Sabaneta una ciudad sostenible para el mundo siembra ideas para el bienestar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here