Para la justicia italiana, el médico asesinó pacientes para liberar camas.

El doctor Carlo Mosca, director general del servicio de Urgencias del Hospital Montichiari (Lombardía, Italia), está siendo investigado desde hace dos meses por matar a pacientes con coronavirus para “liberar camas”. Y es que la Fiscalía italiana sostiene que el médico de 47 años suministró “fármacos letales” con efecto bloqueador neuromuscular a personas que ingresaron en su centro hospitalario infectados con el coronavirus Sars CoV-2.

La noticia, que se conoció hace algunos meses, volvió en estas horas a tomar actualidad judicial. 

Los hechos ocurrieron supuestamente, según la Fiscalía de Italia, durante la primera ola de la pandemia. Concretamente, en el mes de marzo de 2020. En aquel momento, los centros hospitalarios de ese país, en particular los del norte, colapsaron por la pandemia. Fue cuando el doctor Mosca, al parecer, inició su proceso de asesinar pacientes para “liberar camas”.

Por el momento, entre las posibles víctimas mortales del médico se encuentran un hombre de 61 años llamado Natale Bassi y otro de 80 años llamado Angelo Paletti. Los dos asesinados vivían en el municipio de Brescia. Pese a todo, la lista puede ser mucho más amplia, ya que las autoridades italianas están investigando otras “tres muertas anormales”.

El médico quedó suspendido en su cargo y fue detenido bajo arresto domiciliario en su vivienda de Mantua. Por el momento, Mosca niega absolutamente todos los cargos. 

Dosis letales

Los hechos ocurrieron en marzo de 2020, en pleno pico de la pandemia y un momento en el que los hospitales italianos estaban, literalmente, desbordados.

Tras el fallecimiento de algunos pacientes en la sala de emergencias de ese hospital, la policía comenzó a investigar la posibilidad de que la muerte de algunos de ellos hubiese sido provocada por prácticas médicas realizadas “de forma consciente” por un médico.

Carlo Mosca era jefe de emergencias del hospital de Montichiari.

El análisis de la historia clínica de numerosos pacientes reveló que en algunos casos se había producido un “repentino, y no fácilmente explicable agravamiento” de las condiciones de salud, reportó en su momento el sitio Brescia Today.

Loa análisis forenses revelaron que dentro de los tejidos y órganos de uno de los muertos había presencia de un fármaco anestésico y de un relajante muscular comúnmente utilizado en la intubación y sedación del paciente que, si se emplea fuera de procedimientos y dosis específicas, puede determinar su muerte.

 El médico no incluyó su administración en la historia clínica por lo que también se le imputa “falsificación en un documento público”.

La Justicia de Italia, además, sostiene que el doctor Mosca no sólo pretendía “liberar camas” matando pacientes. También, esgrimen, lo hacía para liberar “recursos humanos, físicos y emocionales, de los médicos, enfermeros y operadores de sala de los servicios de urgencias”.

Pese a todo, el médico detenido negó todas las acusaciones emitidas por las jueza Angela Corvi y asegura que son “alegatos infundados”. Además, puntualizó que no suministro ningún “fármaco letal” a ningún paciente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here