El papa besó el número que los nazis le tatuaron en el brazo a una sobreviviente del Holocausto

0
119


Cuando apenas tenía dos años, criminales nazis tatuaron el número 70072 a Lidia Maksymowicz. El pontífice se conmovió con su historia.

El papa Francisco besó este miércoles el tatuaje con el número de prisionera de Lidia Maksymowicz, deportada en el campo de Auschwitz Birkenau cuando aún no tenía tres años, después de que ella se lo mostrase al saludarle durante la audiencia pública de los miércoles celebrada en el Vaticano.

La anciana bielorrusa, de 81 años, se subió la manga de su vestido para enseñarle al papa el número con el que los nazis marcaban a los prisioneros que entraban en los campos de concentración y Francisco lo beso antes de abrazarla.
Ambos pudieron intercambiar algunas palabras y la mujer indicó al papa el número tres, los años con los que entró en el campo de concentración.

Periodistas en el Vaticano captaron el importante y noble gesto del pontífice argentino.

Maksymowicz se encuentra en Italia para la presentación del documental que cuenta su vida y que lleva como título el número que le tatuaron: ““70072, la niña que no sabía odiar”, un proyecto de la asociación “Memoria Viva”.
Esta anciana que vive en Cracovia fue deportada en 1943 y acabó en el llamado Pabellón de los niños, víctima de los experimentos atroces del criminal de guerra Josef Rudolf Mengele.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here