Las sangrientas protestas de Colombia podrían ser una advertencia para la región

0
88

Miles de colombianos siguen tomando las calles para protestar contra la brutalidad policial y el costo económico de la pandemia, en medio de la extrema desigualdad en la nación.

Como ambos problemas son comunes en América del Sur, y han sido exacerbados por la pandemia, muchos observadores internacionales están mirando de cerca el ciclo de protestas de Colombia, en busca de señales de efectos regionales más profundos.

Las tensiones apenas se han disipado en Colombia después de que el presidente Iván Duque retiró una controvertida propuesta de reforma tributaria este fin de semana. En seis días de protestas, al menos 24 personas murieron y cientos resultaron heridas. Ahora, las manifestaciones se han convertido en una muestra popular de ira más amplia.

Miles de personas siguen tomando las calles para protestar contra la brutalidad policial y el costo económico de la pandemia en medio de la extrema desigualdad de Colombia. Como ambos problemas son comunes en América del Sur, y han sido exacerbados por la pandemia, muchos observadores internacionales están mirando de cerca el ciclo de protestas de Colombia en busca de señales de efectos regionales más profundos.

Protestas en Colombia: un cuento con moraleja económica

Duque fue el primer presidente de la región en lanzar una reforma tributaria para ayudar a que la economía de su país, devastada por la pandemia, recuperara su forma. Pero la rígida oposición de los sindicatos de trabajadores y los movimientos sociales de Colombia es una advertencia para cualquier otro presidente que planee seguir una ruta similar.

Si bien tanto la Unión Europea como Estados Unidos han llevado a cabo enormes planes de inversión para reconstruir sus economías después de la pandemia, muchos países como Colombia, donde la economía depende de las exportaciones y ya está agobiada por una deuda externa en aumento, no tienen la capacidad para emprender un plan de expansión similar.

Esos países necesitan aumentar los ingresos a través de impuestos para poder gastar e incluso mantener programas sociales vitales como el apoyo en efectivo para los desempleados y las líneas de crédito para las empresas que luchan contra la pandemia.

Antes de retirar su plan de reforma tributaria, Duque enfatizó que era de vital importancia para el estado aumentar sus ingresos fiscales. «La reforma no es un capricho, es una necesidad para que los programas sociales sigan funcionando», dijo.

Pero los críticos argumentaron que los aumentos de impuestos, como un aumento propuesto del IVA sobre los bienes cotidianos, afectarían de manera desproporcionada a las clases medias y trabajadoras y aumentarían la desigualdad aún más.

Sus preocupaciones se arraigaron en una economía ya diezmada por el covid-19, donde la frustración ha ido en aumento a medida que los aumentos récord en los casos y las muertes llevan a las autoridades a imponer nuevos confinamientos, sofocando el vasto mercado laboral informal del país. Más de 3,6 millones de colombianos volvieron a caer en la pobreza durante la pandemia según cifras recientes publicadas por la autoridad de estadísticas del país, mientras que el número de familias que no pueden permitirse comer tres veces al día se triplicó en el mismo período de tiempo.

Pero el aumento de impuestos ahora retirado dejará un gran agujero en las finanzas estatales, y el gobierno de Duque tendrá que buscar alternativas para intentar aprobar reformas para reparar la misma desigualdad que actualmente alimenta mucho descontento.

Preocupaciones por los derechos humanos

Las protestas en curso en Colombia también han provocado temor e indignación por el trato que las fuerzas del orden dan a los manifestantes, una preocupación que comparten las organizaciones de derechos humanos y los observadores extranjeros.

«Estamos aquí porque puede parecer una paradoja, pero en medio de una pandemia nuestro gobierno está atacando literalmente nuestras vidas», dijo a CNN Joana Ivanazca Salgado, una artista de 43 años que participó en las protestas de Bogotá la semana pasada.

Ivanazca se refería al creciente número de muertos que han dejado las protestas: según el Defensor del Pueblo de Colombia el lunes, al menos 19 personas, incluido un policía, han sido asesinadas desde el inicio de las protestas y al menos 89 personas han desaparecido.

Los videos de policías antidisturbios que usan gases lacrimógenos y porras contra los manifestantes se han vuelto virales en las redes sociales, extendiéndose más allá de las grandes ciudades y por todo el país. Lejos de frenar las protestas, la supuesta brutalidad policial se ha convertido en un punto focal para los manifestantes, quienes, luego de poner fin al plan de reforma fiscal, ahora piden una investigación exhaustiva sobre las muertes.

Las ONG de derechos humanos dicen que el número real de muertos podría ser mucho mayor y han pedido al presidente que impida que la policía haga un uso excesivo de la fuerza.

Pero el gobierno colombiano hasta ahora ha defendido las acciones de la policía y culpó de la violencia a grupos de alborotadores y al crimen organizado. En particular, el ejército se ha desplegado en la ciudad de Cali, que ha visto lo peor de la violencia hasta el momento y donde un equipo del Comité de Derechos Humanos de la ONU dijo haber encontrado fuego policial, aunque no creía que fueran un objetivo directo. El departamento de policía de Cali dice que están investigando denuncias de uso de fuerza excesiva.

Organizaciones multilaterales, embajadores extranjeros e incluso la estrella del pop colombiana Shakira han emitido declaraciones de preocupación por la respuesta de las fuerzas del orden: el martes, el Departamento de Estado de Estados Unidos instó públicamente a «la máxima moderación por parte de las fuerzas públicas para evitar más pérdidas de vidas».

En la madrugada del miércoles, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, hizo un llanto entre lágrimas a todas las partes para que abandonaran la violencia: «Le ruego a Bogotá y a Colombia que se detengan. Han pasado ocho días de francamente, por milagro, que no tenemos un muerte [en Bogotá] hasta ahora «, dijo López.Protestas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here